Ventajas de hacer una reforma sin obra

Hoy en día es posible reformar un inmueble sin realizar apenas ninguna obra. Todo se coloca sobre suelos o sobre azulejos previamente existentes que pueden cubrirse con un nuevo producto, pero que no se retiran. Por tanto, no se pica ni se levanta polvo.


  • Rapidez y limpieza. Se trata de trabajos que se llevan a cabo en muy poco tiempo. En algunos casos incluso se puede cambiar totalmente el aspecto de una habitación en un solo día. Esto hace que la gente deje a un lado sus reparos para realizar obras, ya que el tiempo de espera es menor y la casa no se ensucia tanto.
  • Economía. Evidentemente, este tipo de obras son mucho más baratas. Colocar un suelo encima de otro ya existente supone ahorrarse el dinero de levantar el suelo viejo y retirar los escombros, por poner solo un ejemplo. Además, al ser trabajos rápidos se emplean menos horas y se ahorra mucho en mano de obra.
  • Menos intrusivas. No se tiene gente trabajando en casa durante días y días y, además, como no se levanta tanto polvo se puede vivir en la casa durante la obra sin problemas. Esto implica que no hay que buscar un lugar alternativo donde quedarse.
  • Fantásticos resultados. Todas estas ventajas no serían nada si el resultado final del trabajo no fuera bueno. Las reformas sin obras secas ofrecen un resultado perfecto, por lo que cada vez son más solicitadas.
  • En cualquier espacio. Este tipo de obra puede llevarse a cabo en cualquier estancia de la oficina o casa.
  • Si deseas renovar la iluminación, puedes intentar aprovechar en la medida de lo posible las canalizaciones anteriores e intentar reducir el número de tomas de corriente al mínimo.

CONTACTA

Y RELLENA EL FORMULARIO:

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje

 He leído y acepto la Política de privacidad